FANDOM


Esta página está en construcción por uno o varios usuarios
Por favor, antes de realizar correcciones mayores o reescrituras, contacta con ellos en su página de usuario.
Tanjiro contra los spoilers
Advertencia
¡Nezuko es linda y DETESTA LOS SPOILERS!
En realidad, Tanjiro se refiere a que este artículo contiene spoilers. Abstente de leer si no quieres arruinarte la sorpresa y si eres de aquellos que siguen el manga o solamente el anime. Si quieres ver el contenido del artículo, pulsa aquí: Mostrar/Ocultar spoilers
{{{1}}}

Kokushibo ((こく)()(ぼう), Kokushibō?) era un Demonio siendo un integrante de las Doce lunas demoníacas, al tener la posición de la primera Luna superior.[2]

Antes de convertirse en demonio, él era un Cazador de Demonios llamado Michikatsu Tsugikuni ((つぎ)(くに)(みち)(かつ), Tsugikuni Michikatsu?).[3] Era el hermano mayor de Yoriichi Tsukiguni el primer usuario confirmado de la Respiración del Sol.

Apariencia

Kokushibo es un Demonio que ha mantenido sus rasgos humanos a pesar de haber devorado a infinidades de personas durante 400 años, pero aún así, mantiene una serie de características bastante inusuales: es un hombre de alta estatura, tono de piel pálido y de complexión atlética y musculosa; su cabello es largo y de color negro con bordes en tono burdéos, sostenido por una larga cola de caballo que llega casi a la altura de su espalda baja. En su cara, posee una serie de marcas similares a llamas que cubren la zona izquierda de la cabeza y el lado derecho de su cuello, estas marcas fueron, en su etapa como humano, su Marca de Cazador. El rasgo más emblemático de Kokushibo y a su vez una de sus señas de identidad más siniestras son sus tres pares de ojos carentes de cejas los cuales tienen una coloración amarillenta en su iris y una esclerótica de color rojo.

En los ojos del centro, se encuentra localizada su numeración como la Luna superior uno identificado con el kanji de Primera creciente (壱 上弦, Ichi jōgen?) indicando su posición dominante dentro de las Lunas superiores. En cuanto a su indumentaria, Kokushibo viste con un kimono de patrones de tonos violeta y negro con un Haneri (prenda interior de vestir en un Kimono) de color blanco, un Hakama de color negro y un cinturón obi de color blanco. Kokushibo posee una katana hecha a partir de su propia carne y huesos la cual está completamente decorada de ojos en la hoja de corte, el Tsuba y el Tsuka. La guardia también está recubierta de carne y ojos para aumentar por completo su grado de visión periférica. Cuando Kokushibo era un ser humano, su apariencia es prácticamente idéntica a su forma actual sin tener sus rasgos actuales como demonio, sus cejas y peinado eran completamente diferentes.

Luego de que Sanemi y Himejima pudieran decapitarlo, Kokushibo consigue regenerar su cabeza transformando su cuerpo en una versión completamente grotesca de sí mismo, con varios colmillos emergiendo de su boca, un par de cuernos saliendo de su cabeza y varios apéndices afilados.

Personalidad

Kokushibo es un ser reservado pero envuelto en el más absoluto misterio. En la reunión de las Lunas Superiores, es puntual, respetuoso de las reglas y le da un alto valor a la jerarquía de las Doce Lunas Demoníacas. También es humilde, ya que no dudó en admitir su fracaso o quejarse de cualquier dificultad, en lugar de reconocer la fuerza de su oponente. Ha mostrado un fuerte sentido de lealtad hacia Muzan Kibutsuji, y la mayoría de sus acciones se realizan con el único propósito de cumplir los objetivos de Muzan.

A pesar de exhibir una reserva de carácter exterior y humildad, también es bastante frío; Sus palabras pueden ser duras, especialmente al reprender a las personas. Sus amenazas son nada menos que crueles y abrumadoramente serias, y exige absoluta obediencia.

Él tiene una relación compleja con su pasado humano. Muestra algo de calidez hacia su descendiente Muichiro Tokito, elogiando sus habilidades y resolución, y se empeña en convertir a Muichiro en un demonio para salvar su vida. Al mismo tiempo, se refiere a Muichiro y sus habilidades como el resultado natural de la transmisión de sus "células". Como resultado, no está claro si tiene algún apego verdadero o si es el resultado de un desproporcionado orgullo narcisista. Ver a los dos hermanos asesinos de demonios, Sanemi Shinazugawa y Genya Shinazugawa, lo pone nostálgico. Luchar contra Sanemi le hizo recordar el duelo contra un antiguo Pilar del viento para mejorar sus habilidades. Sin embargo se revela que durante su pasado como humano, albergaba un enorme resentimiento de rencor y envidia hacia su propio hermano, Yoriichi Tsukiguni debido al talento natural y habilidades que tenía desde que nació. Más tarde se reveló que, como humano, albergaba una inmensa sensación de celos hacia su hermano gemelo más joven, Yoriichi Tsukiguni, por su inmenso talento y habilidad natos. Estos sentimientos de celos y desprecio eventualmente se intensificaron aún más al ver a su hermano envejecer y haber sobrevivido a esta edad a pesar de despertar a su Marca de Cazador de Demonios, que supuestamente lo condenaría a la muerte a la edad de 25 años. Sin embargo a pesar de esa ira que mantenía hacia su hermano por la diferencia de habilidades que tenían, se demostró que seguía queriendo a Yoriichi a pesar de despedazar su cadáver luego de que muriera, conservando como prueba, la flauta de madera tallada que le hizo como recuerdo de su memoria durante los próximos años expresando un arrepentimiento genuino por el camino que eligió.

En su duelo contra Gyomei Himejima, sus bromas sugieren un miedo a la idea de la muerte. Cuando aparecen las marcas de Gyomei, Kokushibo lamenta preventivamente la pérdida de un luchador talentoso y lo insta a convertirse en un Demonio para continuar perfeccionando sus habilidades. Parece genuinamente sorprendido cuando Gyomei rechaza con vehemencia su oferta y llama patética su mentalidad. [4]

Probablemente como resultado de su complejo de inferioridad y su inmenso deseo de fuerza, Kokushibo siente temor ante la posibilidad de sufrir una derrota, tanto que se vuelve cada vez más agresivo y agitado cuando lo acorralan, evidencia de ello es el grado de agresividad en sus ataques cuando está en esa situación y el uso de su poder demoníaco. Durante su batalla con los pilares, se da cuenta del alto precio que tuvo que pagar por la fuerza que tanto deseaba, convirtiéndose en un horrible monstruo lejos de su sueño idealizado de un samurai fuerte como su hermano, que simboliza cuánto sus ambiciones profundas y el resentimiento lo han deformado de la peor forma. Más tarde, después de su muerte, se lamentó mucho y se arrepintió de las elecciones en su vida y comenzó a preguntarse abiertamente si el camino que había recorrido era realmente el correcto.

Poderes y habilidades

Kokushibo era un espadachín extremadamente fuerte, siendo considerado en gran medida el segundo Demonio más fuerte de la serie siendo superado por Muzan Kibutsuji y teniendo una posición de jerarquía importante dentro de las Doce Lunas Demoníacas. Al ser uno de los Demonios más viejos, su experiencia en combate es abrumadora. Habiendo matado a muchos pilares durante siglos, le ha permitido desarrollar técnicas de lucha sumamente eficientes para combatir a los cazadores de Demonios. Su dilatada experiencia le permite enfrentarse a dos pilares experimentados y ponerse a su nivel fácilmente descifrando sus habilidades a pesar de sólo enfrentarse a ellos una vez. Siendo un usuario de técnicas basadas en respiración, posee grandes niveles de fuerza y reflejos que se mejoraron gracias a su fisiología como Demonio.

Con estas cualidades fue capaz de poder enfrentar en igualdad de condiciones a un pilar del calibre de Gyomei Himejima que era considerado como el pilar más fuerte de su generación. [5]Aún cuando Gyomei y Sanemi despertaron sus marcas de cazadores que incrementan sus capacidades físicas más allá de sus límites, Kokushibo no tuvo problemas para ponerse a su nivel y superarlos fácilmente. [6] [7]

Habilidades como Demonio

  • Regeneración: Como todos los Demonios, Kokushibo puede regenerar sus heridas sin ningún problema, sin embargo su regeneración es mucho más rápida al ser uno de los doce Demonios que conforman las Doce lunas demoníacas dando clara demostración de su increíble poder. La regeneración de Kokushibo no solamente se limita a su cuerpo, también a su katana la cual está hecha a partir de su carne y su sangre. Al igual que ocurriera con Akaza, su regeneración alcanza un nivel de evolución cercano al de Muzan pudiendo reconstruir su cabeza.

Referencias

Ver Referencias y notas

Referencias:

  1. Manga Capítulo 178
  2. Manga, Capítulo 164, Página 19
  3. Manga, Capítulo 165, Página 5
  4. Manga, Capítulo 170, páginas 6 a 12
  5. Manga, Capítulo 169 (páginas 2-18)
  6. Manga, Capitulo 170, páginas 13-19
  7. Manga, Capítulo 171, páginas 5-14

Notas:

Navegación

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.