Kimetsu no yaiba Wiki
Advertisement
Nalgadas por hacer spoilers.gif
Advertencia.png
¡Aoi recibió sus nalgadas por no avisar que este artículo y/o sección contiene SPOILERS!

En realidad, Uzui nalgeó a Aoi debido a que este artículo o sección contiene spoilers. Abstente de leer si no quieres arruinarte la sorpresa y si eres de aquellos que siguen el manga o solamente el anime.

Historia

Pasado

Desde que estaba en el vientre de su madre, Muzan tuvo serias dificultades para sobrevivir. Su corazón se detuvo en múltiples ocasiones y cuando nació, todos pensaban que había muerto, sin embargo, con un esfuerzo inimaginable, Muzan dio sus primeros llantos justo cuando estaba a punto de ser cremado. [1]

Muzan a punto de ser asesinado por Yorīchi.

Durante la era Heian, la salud de Muzan era extremadamente frágil ya que sufría de una grave enfermedad que acabaría con su vida antes de cumplir los 20 años; entonces, el médico que lo trataba de su enfermedad, le proporcionó una medicina desarrollada a partir de una planta llamada Lirio de la Araña azul la cual tuvo un inesperado efecto en él convirtiéndolo en un Demonio. Encolerizado y creyendo que la medicina no surtió efecto en su cuerpo, Muzan asesina al Doctor, pero en ese momento sintió cómo su salud se recuperaba. Con el efecto subsecuente de su naciente apetito por la carne humana, Muzan comenzó entonces a matar humanos para aumentar su poder, sin embargo descubrió que el efecto secundario de su transformación implica el peligro mortal de exponerse a la luz del sol, por lo cual se limitó a realizar sus actividades en las noches lo que lo enojó aún más si cabe [2]. Considerándose como un ser casi perfecto, con el sol como su único punto débil, Muzan recorrió todo el país en busca de la planta que lo transformó, sin éxito alguno. Ante el escenario, Muzan comenzó a crear Demonios con el fin de utilizarlos para encontrar la planta o en determinado caso, supere la debilidad por la luz solar para utilizar esa información para su beneficio.

400 años antes del inicio de la historia, Muzan convirtió a Tamayo en uno de sus demonios a su servicio al curarla de la enfermedad que padecía, sin embargo, ella asesinó a toda su familia en un frenesí incontrolable. Muzan no tuvo tacto en decirle a Tamayo lo que hizo por lo cual desde aquel momento, ella permanecería junto a Muzan para preparar su venganza contra él, guardando un gran resentimiento por esto.

Fue durante este tiempo que se encontró con un Cazador de Demonios marcado de nombre Michikatsu Tsugikuni el cual utilizaba las técnicas de la Respiración de la Luna. Conocedor del mito de la maldición de la muerte que existe en aquellos que posean tal poder que estaban destinados a morir a los 25 años y que Michikatsu vivía aterrorizado ante la idea de morir y los celos hacia su hermano menor, Muzan se aprovechó y corrompió a Michikatsu convirtiéndolo en el demonio que años después sería conocido como Kokushibo, la primera Luna Superior de las Doce Lunas Demoníacas, bajo la promesa de brindarle poder e inmortalidad para superar a su hermano menor Yorīchi Tsugikuni.


Tiempo después, Muzan y Tamayo conocieron a un usuario de la Respiración del Sol llamado Yorīchi Tsugikuni.[3] Muzan le dijo que había perdido el interés en los espadachines que podían usar técnicas de respiración, insinuando que su hermano se había convertido en un Demonio a sus órdenes. Muzan mostró una sensación similar a la de un magma a punto de surgir de un volcán dispuesto a consumirlo todo que aterrorizó a Yoriichi, y, cuando el Señor Demonio lo atacó, el joven cazador sintió que cualquiera de sus ataques sería fatal y sintió miedo por primera vez en su vida. Aprovechó la oportunidad para perfeccionar sus técnicas y se dio cuenta de la anatomía anormal de Muzan que constaba de siete corazones y cinco cerebros que lo impulsaban. Desatando sus 13 técnicas sucesivas, Yoriichi fue capaz de destruir la mayoría de los órganos vitales de Muzan y lo dejó lisiado mientras luchaba por mantener la cabeza unida a su cuerpo mutilado. Después de golpear a Muzan, Yoriichi notó que Tamayo miraba con esperanza la posible derrota de Muzan. Yoriichi le preguntó a Muzan qué valor tenía para él la vida, pero él no respondió y en su lugar se puso rojo de ira y estalló en 1.800 trozos de carne. Aunque Yoriichi logró cortar 1.500 de ellos, dedujo correctamente que los otros 300 deben haberse reformado en una cabeza para regenerarse. [4]Desde entonces, estuvo más atento y cuidadoso al encontrarse con posibles usuarios de la Respiración del Sol, que pueden ser identificados por un par de aretes Hanafuda que usualmente usan. Desde entonces, los odió a todos, lo que también convirtió a la familia Kamado en un objetivo, ya que dominan la respiración del Fuego, que es la más relacionada con la respiración del Sol.


Cientos de años después de este enfrentamiento, Muzan pudo localizar a la familia Kamado la cual había heredado las técnicas relacionadas con la Respiración del Sol haciéndolas pasar como la Danza del Dios del Fuego. Aprovechando que Tanjiro Kamado, el hijo mayor de la familia estaba ausente, Muzan procedió a asesinar a todos los miembros de la familia y posteriormente los inyectó a todos con su sangre, esperando crear un Demonio que pudiera resistir la luz del sol. Sin embargo, estaba decepcionado cuando la familia murió por el veneno de su sangre, creyendo que crear un Demonio que pudiera resistir la luz del sol no era tan fácil después de todo. Salió de su casa aparentemente sin darse cuenta de que había una sobreviviente, Nezuko Kamado, quien más tarde se convirtió en un Demonio.

Arco de la Primera Misión

Muzan es mencionado por Sakonji Urokodaki quien le cuenta a Tanjirō cómo este demonio se ha ido escondiendo de los cazadores de Demonios, además de ser el responsable del asesinato de su familia así como el causante de la transformación de Nezuko en una de estas criaturas pensando que en él estaba la clave para restaurar la humanidad de Nezuko [5]

Arco de Asakusa

Muzan conoce a Tanjiro.

Mientras se encontraba con su "familia" caminando entre una multitud en el distrito de Asakusa en Tokio, Muzan es encarado por un enfurecido Tanjirō quien lo reconoce al instante debido a su olor. Su hija entonces le pregunta al joven cazador de Demonios quien era y le pregunta entonces qué era lo que necesitaba de él, dejando horrorizado a Tanjiro al ver cómo Muzan vivía con humanos empeorando más cuando ve a su esposa quién también le pregunta si era algún conocido. En ese momento, Muzan quien fingía sorpresa afirmando no conocer al joven, ataca rápidamente a un transeúnte que pasaba cerca suyo transformándolo en un demonio [6]. Durante la conmoción, él y su familia se marchan mientras las conforta.

Luego de dejar a su familia en un carruaje ordenándole a su chófer llevarlas a casa, Muzan vaga por un callejón; allí es acosado por un trío de borrachos, dos hombres y una mujer que pasaban cerca suyo. Uno de los hombres comienza a insultar a Muzan diciéndole lo mucho que detestaba a las personas adineradas como él; el hombre se le acerca y comenta lo pálida que es la piel de Muzan y en ese momento, enfurecido, Muzan aplasta la cabeza del sujeto contra un muro matándolo. El otro hombre, se enfrenta a Muzan sólo para resultar ser lanzado por los aires de una patada y terminar muerto. La mujer del grupo, aterrorizada es tomada por Muzan quien le pregunta si el color de su piel era una referencia a su cercanía a la muerte, a lo que Muzan se responde afirmando que está cada vez más cerca de obtener la perfección; en ese momento Muzan entierra uno de sus dedos en la frente de la mujer infectandola con su sangre, pero la cantidad que le introduce es tal que acaba derritiendo su cuerpo al destruir sus células causándole la muerte. Posteriormente, Muzan llama a Susamaru y Yahaba ordenándole a ambos que busquen y maten a Tanjiro por sus pendientes de Hanafuda.

Arco del Entrenamiento de Recuperación Funcional

Muzan mata a los Demonios con rango de Luna Inferior. En la imagen, sostiene la cabeza de Wakuraba.

Las Lunas inferiores tienen una reunión convocada por Muzan, el cual los junta a todos en la Fortaleza Dimensional Infinita creada por Nakime. Allí, Muzan expresa su disgusto y desilusión con las Lunas Inferiores restantes por ser tan débiles, citando la muerte de Rui como ejemplo de su debilidad. Ante ello, Muzan anuncia que desmantelará al grupo de las Lunas inferiores comenzando a asesinar a todos los Demonios. Cuando Rokuro intenta suplicar a Muzan que le de más de su sangre con la esperanza de fortalecerse y aumentar su poder, aquellas palabras enfurecen a Muzan quien siente que Rokuro le estaba dando órdenes por lo que acaba con su vida. Enmu, la Luna Inferior número uno, quien observa la masacre, no deja de contemplar el espectáculo macabro perpetrado por Muzan por lo que este, cuando estaba por ejecutarlo, al ver cómo Enmu se muestra tan indiferente al sufrimiento, ve potencial en él y le entrega una porción de su sangre fortaleciendo al Demonio. A pesar de sobrevivir a la infusión de sangre, Muzan le concede una última oportunidad a cambio de que demuestre que las Lunas inferiores no son tan inútiles.

Arco del Tren Demonio

Tiempo después, luego de que Akaza mate a Kyojuro y se dirija a informarle de lo que hizo, Muzan bajo el disfraz de un niño pequeño con el cual simula padecer un enfermedad de la piel que le impide exponerse al sol, se enfurece con el Demonio ya que a pesar de haber matado a un Pilar, no fue suficiente y permitió que los otros cazadores escaparan.

Arco del Distrito del Entretenimiento

En el distrito de Yoshiwara, Muzan habla con Daki. Le dice lo orgulloso que está de ella y que espera que se vuelva aún más cruel y fuerte. También le informa sobre Nezuko y le deja a ella la tarea de matarla. Luego de la pelea, ordena a las Lunas Superiores que se reúnan en la Fortaleza Dimensional Infinita. Está de pie en el techo y experimentando, tratando de curar su debilidad solar. Muzan menciona que no permitirá ningún otro fracaso como Daki y Gyutaro.

Arco de la Aldea del Herrero

Muzan siente a través de Hantengu que Nezuko fue capaz de superar el sol y se sorprende por ello. Estaba

Reacción de Muzan al enterarse de la habilidad de Nezuko.

disfrazado de niño pequeño cuando se enteró de esto. Su madre adoptiva y su criada entran, pero Muzan las mata al instante. Está muy emocionado y se propone conseguir a Nezuko.

Arco del Entrenamiento Pilar

Nombró a Nakime como la Cuarta Luna Superior, volviéndola mucho más poderosa. La utiliza para averiguar el paradero de todos los Cazadores de Demonios. Él está muy impresionado por sus esfuerzos y la felicita. Dice que pronto encontrará a Nezuko y a Kagaya.

Arco de la Batalla final

Arco de la Fortaleza Dimensional Infinita

Muzan regenerando su cuerpo luego de la explosión suicida de Kagaya.

Luego de ser informado por los ojos espías de Nakime, Muzan aparece en la mansión Ubuyashiki y ve a Kagaya el cual se encuentra al borde de la muerte debido a su maldición y es entonces cuando conocemos su pasado: Kagaya Ubuyashiki y su familia comparten una relación de parentesco familiar con Muzan ya que éste era un pariente lejano y al haberse convertido en un Demonio, maldijo indirectamente a su familia; los bebés de la familia iban muriendo y esto amenazaba con la extinción del apellido Ubuyashiki y todo su séquito; es por ello que los sacerdotes al saber que la culpa era de Muzan por haberse convertido en Demonio, les dicen que la única solución era matarlo para anular esa maldición; sin embargo a pesar de que los bebés de la familia nacieron sin problemas, una vez llegados a los treinta años, estos morían. Muzan se burla de él por su apariencia débil. Kagaya mostrando una gran tranquilidad que deja a Muzan inquieto ya que en la mansión sólo estaban las hijas mayores de Kagaya y su esposa Amane, intenta sermonearlo y señala que los Pilares nunca dejarán de intentar matarlo, pues Kagaya le dice que su sueño de ser inmortal nunca se cumplirá y lo único que será eterno son los pensamientos y al haberse acumulado tanto odio hacia él por haberle quitado la vida a tantos inocentes, reforzaba el sentimiento de rencor hacia él, algo que para Muzan era incomprensible; Kagaya compara la situación con el hecho de que Muzan haya pisado tantas veces la cola del Tigre que lo único que hizo fue desatar la ira del dragón; Kagaya también le dice que lo único que se extinguirá será él y su séquito a lo que Muzan enfurecido, se acerca y procede a atacar a Kagaya. Sin embargo, antes de que pueda matarlo, Kagaya termina por inmolarse junto con su mujer e hijas y la mansión explota, con Muzan atrapado en ella.

Los Pilares se acercan a Muzan después de ser inmovilizado por Tamayo.

La explosión, se reforzó con trampas de púas, que consiguen herir a Muzan y con un veneno que ralentiza severamente su capacidad de regeneración. Antes de que pueda tener tiempo de reaccionar, Tamayo aparece y usa su Técnica de Sangre Demoniaca para mantenerlo en su lugar, mientras usa una droga que puede convertirlo en humano. Aprovechando esta oportunidad, Gyomei Himejima aparece y destruye la cabeza de Muzan. Sin embargo, éste es capaz de regenerar su cabeza instantáneamente a lo cual advierte a sus compañeros que la única manera de matar definitivamente a Muzan es inmovilizando al Rey de los Demonios hasta que amaneciera ya que él era el único que sabía que Kagaya planeaba inmolarse si con eso acababa con Muzan. Cuando Tanjiro, Zenitsu, Inosuke y todos los otros Pilares se unen a la lucha, Muzan se ríe de manera burlona y repentinamente aparecen en el suelo varias entradas hacia la Fortaleza Dimensional Infinita absorbiendo y separando a todos por distintas direcciones. Muzan dice que los matará a todos esta noche. A medida que los cazadores de demonios consiguen vencer a la mayoría de las Lunas Superiores e intentan localizar a Muzan, varios miembros de menor rango son capaces de encontrar su capullo. Saliendo de el, procede a eviscerar a todos los Cazadores de Demonios que se encuentran en su cercanía, mientras trata de recuperar la resistencia perdida de su lucha contra Tamayo. Él toma su cabeza y se burla de ella por ser incapaz de matarlo, ridiculizando que la droga que ella diseñó era inútil. Tamayo exige enfadada a Muzan que le devuelva a su familia, a lo que Muzan responde que debería unirse a ellos en el otro lado aplastandole la cabeza en el proceso acabando con la vida de Tamayo, lo que Yushiro siente.[7]

Muzan se encuentra con Tanjiro y Giyu.

Al instante, Nakime lo teletransporta hasta donde se encuentran Tanjiro y Giyu quienes quedan paralizados por el terror al ver a Muzan con su nueva apariencia. En ese momento, Tanjiro recuerda todo lo que Muzan lo hizo sufrir con la muerte de su familia, la transformación de Nezuko y la muerte de sus amigos y aprieta su Nichirin con furia a lo que Tomioka le recomienda calmarse. [8] A continuación, Muzan les dice que está cansado de escuchar las afirmaciones de los humanos jurando vengarse de él por la muerte de sus seres queridos. Muzan procede diciéndole a Tanjiro que si bien asesinó a su familia, debería de sentirse con suerte de estar vivo y seguir adelante con su vida. Tanjiro le pregunta a qué se refiere a lo que Muzan le contesta que, ser asesinado por él es lo mismo que morir a manos de una gran calamidad llegando a compararse con un desastre natural afirmando que nadie vengaría su muerte si llegara a ocurrir tal cosa por su mano. A continuación Muzan afirma que no hay nada que pueda devolverle la vida a los muertos y que lo mejor que puede hacer es seguir con su vida hasta envejecer preguntándose entonces por qué no puede hacerlo a lo que contesta que eso se debe a los Cazadores de Demonios a los que considera como los villanos en esta historia la cual él acabará con sus propias manos. Tanjiro, enfurecido e incapaz de contenerse, le responde a Muzan que es una criatura que nunca debió existir. [9]

Yushiro trata de controlar a Nakime.

Se desata entonces un enfrentamiento, con Muzan extendiendo sus brazos en dos enormes látigos que mantienen a Giyuu y Tanjiro a raya, mientras este último enfurecido por la inhumanidad de Muzan, trata de adentrarse en los ataques de Muzan esperando encontrar una abertura para atacar, pero finalmente no tiene éxito y Tanjiro recibe un corte profundo cerca de su ojo derecho. Giyuu aleja a Tanjiro y le recuerda a este último que el poder de Muzan está por encima de cualquiera de los Demonios con rango de Lunas Superiores. Muzan se pregunta si pueden derrotarlo con solo tres Pilares, mientras declara que Nakime mató a Mitsuri y Obanai. Muzan realiza más ataques que Tanjiro difícilmente puede evitar debido a su ojo lesionado, mientras tropieza. Antes de que pueda matar a Tanjiro, Mitsuri aparece rompiendo las paredes y atacando a Muzan con uno de sus ataques, pero no puede infligir ningún daño a Muzan, para su frustración. Obanai también aparece revelando que ambos pilares están vivos. [10] Enfurecido, Muzan exige explicaciones a lo ocurrido a lo cual Yushiro le responde que utilizó su técnica de sangre demoníaca para asumir el control de la mente de Nakime y hacerla pensar que había matado a los pilares y que pretende usar ese poder para hacer que Muzan salga de la fortaleza. Muzan intenta luchar contra Yushiro para apoderarse de él mediante las células de Nakime para intentar retomar el control de la fortaleza, sin embargo, no lo consigue al ser atacado conjuntamente por Giyuu y Obanai los cuales lo obligan a defenderse. Entonces en ese momento, Muzan se ve forzado a matar a Nakime haciendo estallar su cráneo a distancia.

Muzan asesina a Nakime.

Mientras sus células restantes aún están vivas, Yushiro las usa para tomar el control de la Fortaleza a medida que cambia continuamente. Muzan realiza más ataques que logran cortar a Tanjiro, mientras la Fortaleza se sacude al ser forzada a salir. Antes de que Muzan pueda asestar un golpe crítico a Mitsuri, Tanjiro arroja una espada Nichirin rota que apuñala a Muzan en su cabeza y lo hace fallar. Este instantáneamente enfurece con Tanjiro cuando la Fortaleza irrumpe en la superficie. [11]

Arco de la cuenta regresiva al amanecer

Muzan matando a cientos de Cazadores de Demonios.

Saliendo en medio de una ciudad, los Cazadores de Demonios son advertidos de que queda una hora y media para que amanezca y su principal objetivo es retener a Muzan el tiempo suficiente para que sea asesinado por el sol. Con ello, un Muzan completamente enfurecido, sale de entre los escombros y enfrenta a los Cazadores y Pilares restantes con unos látigos que emergen de su columna vertebral en conjunto con sus extremidades superiores alargadas. Los pilares ven una oportunidad para intentar cortar su cabeza, pero la regeneración de Muzan es tan veloz que no les da oportunidad. Cuando estaba a punto de matarlos, una horda de Cazadores de Demonios de bajo nivel se ofrecen como escudos humanos para proteger a sus superiores a costa de sus vidas. Muzan afirma que deben ser afortunados por morir en sus manos señalando a Tanjiro como un ejemplo de lo contrario ya que de repente, se forma en su ojo, una horripilante herida en forma de quemadura en su ojo derecho; Muzan les dice que en su ataque anterior, inyectó su sangre en Tanjiro asegurándole una muerte dolorosa y que debido a ello, perecerá.[12] Muzan y los pilares intercambian ataques y éste se da cuenta que los Cazadores de Demonios con sus marcas activadas, pueden resistir sin problemas el efecto de su sangre venenosa. Muzan se prepara para lanzar un ataque mortal contra Mitsuri, pero Himejima interviene en el último segundo salvándola, momento que Sanemi intenta aprovechar para atacar a Muzan por detrás, pero el demonio responde al ataque. Sanemi entonces le lanza unos frascos con líquido inflamable con la intención de quemar a Muzan el cual critica a Sanemi por su ataque cobarde a lo que Sanemi le responde con insultos y jura matar a Muzan.

A medida que la lucha se vuelve cada vez más intensa, Muzan demuestra que es un adversario muy poderoso dejándolos a todos los pilares completamente acorralados. Al ver a una mal herida y exhausta Mitsuri sintiéndose completamente inútil ante la situación, Iguro decide formar parte de la lucha para protegerla, cortando una extremidad de Muzan y alejándola para evitar su posterior regeneración, pero sus esfuerzos son insignificantes ante Muzan. Iguro comienza a recordar su propio pasado, recordando que está enamorado de Mitsuri y hará lo imposible para defenderla aunque eso le cueste la vida, prometiendo incluso que renacerá en un ser nuevo para estar juntos finalmente.

Chachamaru aparece sobre Muzan.

La sangre de Muzan comienza a afectar a los pilares, Giyu pierde el agarre de su espada. Con apenas 15 minutos de combate, todo parecía haberse perdido, cuando en ese momento, Chachamaru, el gato sirviente de Tamayo entra en escena suministrando unos antídotos para que los Pilares puedan recuperarse y resistir la sangre envenenada de Muzan. Este nota la presencia del gato y con un movimiento rápido, aparentemente acaba con su vida al partirlo por la mitad gritando molesto cómo Tamayo aún después de su muerte sigue interfiriendo en sus planes. Obanai piensa en el momento cómo fue que Muichiro pudo hacer que su espada se tornara roja, y pone todo su enfoque y esfuerzo en su agarre, cambiando el color de su espada, sin embargo, comienza a perder el conocimiento por falta de oxígeno, apenas capaz de evitar los ataques de Muzan, y Giyu incapaz de llegar a tiempo. Obanai es enviado en el aire y milagrosamente logra evitar el ataque de Muzan cuando el brazo derecho de Muzan y los látigos espinales son cortados. Muzan se pregunta cómo sucedió y se da cuenta de que es imposible que cualquiera de los Pilares haya podido cortarlo, luego sufre un corte en el brazo izquierdo, lo que le hace notar el corte desigual que tiene en el brazo. Muzan deduce correctamente que alguien lo está atacando mientras está escondido a través de la técnica de Yushiro. Sintiendo que el aire a su alrededor se separa, reduce la ubicación de sus tres atacantes, siendo nada menos que Inosuke, Zenitsu y Kanao, a quienes apenas logra cortar. Gyomei se sorprende al verlos con vida e Inosuke se jacta de que tiene un suministro enorme del papel de Yushiro, por lo que cualquier cosa que Muzan intente es inútil, pero es regañado por charlar más de lo necesario.

Obanai aprovecha la oportunidad de cortar los brazos de Muzan, que se regeneran más lentamente debido a su espada roja, un hecho que señala Sanemi. Zenitsu y Kanao se vuelven invisibles de nuevo y atacan a Muzan al unísono, haciendo que el demonio progenitor se queje de irritación por sus pequeños trucos. Gyomei se alegra de tener más apoyo, ya que puede golpear su hacha y la bola de hierro para calentarlos a través de la fricción, aumentando su poder de ataque. Gyomei pronto aplasta el lado izquierdo del torso de Muzan. Sanemi y Giyu siguen su ejemplo y chocan sus espadas volviéndolas rojas. El Cuervo Kasugai advierte que quedan 1 hora y 3 minutos antes del amanecer, con los Cazadores de Demonios recuperando la ventaja.

Muzan se acerca peligrosamente a Kanao.

Los cazadores de Demonios aprovechan la ventaja que les da los papeles de Yushiro lo que les permiten verse y lanzar un incansable asalto a Muzan. Gyomei se concentra y es capaz de discernir la biología antinatural de Muzan, aconsejándoles que se concentren para que ellos también puedan verlos. De repente, Muzan realiza una técnica no revelada que le permite derrotar a todos sus atacantes simultáneamente, hiriendo y haciendo que se estrellen contra edificios cercanos, mutilando la pierna izquierda de Gyomei y el brazo derecho de Giyu en el proceso. Kanao Tsuyuri se queda con su espada completamente rota y arrodillada en estado de shock. Antes de que Muzan pueda matarla, Tanjiro habíendose recuperado, la salva cortando el brazo de Muzan dejándolo en shock, y deja a Kanao al cuidado de uno de los Kakushi por seguridad. Al ver la cara deformada de Tanjiro producto de su veneno, Muzan comenta con sarcásmo lo horrible que se ve Tanjiro por ese estado imaginándose cual de los dos es más parecido a un Demonio. Al ver el rostro de Tanjiro, Muzan lo compara con Yorichi mostrando un profundo disgusto hacia el joven cazador a lo cual éste responde que es el momento de terminar con esto de una vez por todas.

Su batalla comienza con Tanjiro recordando las posturas de la Respiración del Sol que presenció durante su sueño, y el consejo de su padre, se da cuenta de que las formas deben emplearse consecutivamente una tras otra, lo que conducirá a la forma número 13 y más fuerte. Aunque se siente desanimado por no tener la habilidad de Yoriichi o de su padre, Tanjiro se aventura a atacar a Muzan, quien ve el fantasma de su antiguo enemigo en el joven cazador. Tanjiro es capaz de discernir la técnica secreta de Muzan, una serie de látigos adicionales catapultados desde sus mallas a una velocidad inmensa que toman a sus enemigos por sorpresa después de acostumbrarlos a su estilo de ataque actual. Poniendo su espada roja, Tanjiro comienza a dar rienda suelta a las formas de Respiración del Sol, tratando de hacerse más fuerte al borde de la muerte.

Muzan se da cuenta que ha envejecido 9000 años.

Los ataques de Tanjiro no generan impresión alguna en Muzan quien se decepciona al ver que el joven cazador por más esfuerzo que ponga, no será capaz de ponerse al nivel de Yoriichi. Al verlo perder fuerzas, intenta asegurarse la oportunidad de acabar con Tanjiro de una vez por todas, que se está debilitando por el agotamiento y sus propias heridas. Muzan, sin embargo, es incapaz de dar un golpe final para su propia sorpresa y se da cuenta de que él también se está debilitando. Él deduce que debe ser obra de Tamayo, ya que había absorbido sus células y trata de comunicarse con su esencia en las células para preguntarle de qué se trataba realmente la droga que le inyectó. La esencia de Tamayo simplemente se burla de él, para gran irritación de Muzan, quien procede a destruir lo que queda de su conciencia y, en cambio, escanea sus recuerdos. Al presenciar sus recuerdos, él llega a descubrir la verdad, que Tamayo, Yushiro y Shinobu Kocho sí desarrollaron una droga capaz de convertir a los Demonios en humanos, pero agregó un componente adicional con un poderoso efecto de envejecimiento que se activaría con mayor potencia por sí solo en el caso de que el antídoto contra la demonización humana fallara, haciendo que Muzan envejeciera a una velocidad de 50 años por minuto. Muzan se da cuenta de que su cuerpo se ha debilitado mientras lucha por mantener su cuerpo joven. Comienza a calcular el tiempo que la droga ha estado activa, durante aproximadamente 3 horas, lo que significa que ha envejecido 9.000 años. Tanjiro sigue desatando sucesivas formas de la respiración solar, irritando al Demonio progenitor con su persistencia. Cuando quedan 59 minutos antes del amanecer, Tanjiro es capaz de conectar las doce formas y decide reutilizarlas todas más rápido que antes. Se revela que Chachamaru sobrevivió al ataque de Muzan ya que Yushiro había convertido al gato en Demonio antes de la pelea. Él procede a cuidar a los cazadores heridos. Concluye que Gyomei ya no puede luchar debido a la pérdida de sangre y extremidades, antes de tratar a los demás.   Muzan continúa atacando a Tanjiro, quien está siendo superado lentamente por la falta de oxígeno y gradualmente va perdiendo el equilibrio, pero es salvado por Obanai, quien recuperó la salud gracias a Yushiro y quien se revela que perdió la vista durante el ataque anterior de Muzan. Tanjiro está preocupado, pero Obanai le asegura que puede ver a través de Kaburamaru. Los dos se separan cuando Muzan persigue a Obanai y destruye un edificio que intenta matarlo, pero falla. Muzan no cree que una simple serpiente pueda ayudar al cazador a leer sus ataques, ya que Obanai y Tanjiro combinan ataques. A medida que Muzan se debilita por el envejecimiento del veneno y los esfuerzos conjuntos de los cazadores de Demonios, unas cicatrices se hacen visibles en todo su cuerpo. Tanjiro se da cuenta de que esas son las heridas infligidas por Yoriichi, unas quemaduras ocasionadas a un nivel celular que nunca sanaron a pesar de cientos de años y que revelan sus puntos débiles.

Muzan trata de escapar.

Muzan queda completamente aterrorizado al ver sus heridas, pensando que Yoriichi, un simple hombre que no mostró hostilidad aparente, era de hecho el verdadero monstruo entre los dos al lisiarlo de la forma en que lo hizo. Tanjiro y Obanai continúan su asalto a Muzan ahora con 40 minutos antes del amanecer. Muzan se inquieta y trata de escapar pisoteando los cadáveres de los cazadores que mató. Esto enfurece a Tanjiro, quien procede a lanzar múltiples espadas Nichirin a Muzan, quien las desvía razonando que las puñaladas son mucho peores que simples cortes ahora. Obanai aparece y apuñala a Muzan en el cuello por detrás, haciendo que este último use sus látigos espinales que son detenidos por Tanjiro, quien intenta darle a Obanai un par de vendas para los ojos con varios papeles de Yushiro para que pueda compartir la visión de Kaburamaru. Aunque Muzan los hiere a los dos para bloquear sus esfuerzos, Kaburamaru logra ir a buscar los papeles, lo que le permite a Obanai luchar en mejores condiciones. Muzan sucumbe lentamente al pánico mientras se queda sin aliento al ver que su fuerza alcanza mínimos críticos. Su batalla es presenciada desde lejos por Nezuko, quien llora con su ojo derecho al estar lentamente transformándose en humana.

Muzan es más presionado y llevado a sus límites por los ataques de Tanjiro y Obanai y con poco menos de 35 minutos para el amanecer, Muzan considera que es un riesgo innecesario continuar la pelea e intenta dividirse en trozos de carne, escapando de la misma manera que lo hizo contra Yoriichi. Tanjiro alerta a Obanai de esto y entra en pánico ante la idea de que los dos no podrán destruir todos los bultos de carne. Sin embargo, Muzan no puede dividirse ya que una tercera droga inyectada por Tamayo tiene la propiedad de ralentizar la división celular. Muzan se comunica con la esencia de Tamayo, quien alegremente y de manera burlona y sádica le advierte que la droga que le suministró no tenía tres efectos sino cuatro, con el cuarto efecto de la droga siendo altamente destructivo provocando que Muzan tosa sangre ya que esta droga desencadena la destrucción celular después de que se activa el tercer efecto. La esencia de Tamayo se burla de Muzan de que la muerte que tanto temía se avecina para él, y explica que ella no necesita ser más fuerte que él para matarlo, ya que debilitarlo es suficiente, burlándose de él de que así como él hará todo por vivir, harán todo lo posible para matarlo.

Muzan comienza a desarrollar mandíbulas en su torso.

Muzan reflexiona que normalmente los ataques utilizados por los Cazadores de Demonios no deberían ser amenazantes ni la regeneración prolongada debería resultar agotadora, pero las drogas de Tamayo han convertido los ataques manejables en amenazas letales y que no puede acostumbrarse completamente a las toxinas en su cuerpo que son muy diferentes a las usadas para matar a Doma. En un intento desesperado por vivir, Muzan crea en su torso una grotesca boca abierta en su pecho y desata una potente descarga contra Obanai y Tanjiro, dejando a este último convulsionando y aturdido. El ataque de Muzan es tan potente que incluso Kiriya y sus hermanas sienten los efectos. Con solo 25 minutos antes del amanecer, el debilitado Kiriya que presencia la pelea desde lejos ruega que alguien detenga a Muzan. Sus súplicas son respondidas cuando Inosuke ataca a Muzan arremetiendo contra el Demonio progenitor furioso por la paliza anterior y el luto por los camaradas que Muzan ha matado y herido. Muzan, incapaz de seguir usando su técnica anterior, responde a lanzar su brazo al suelo envolviendo a Inosuke con su tentáculo.

Inosuke es salvado gracias a la ayuda de Zenitsu quien le dice que Tanjiro sigue con vida y ruega que sobreviva ya que su hermana Nezuko está regresando a su forma humana. Muzan lanza un golpe a Zenitsu quien se estrella contra un edificio cercano, pero es salvado por Inosuke quien apuñala el brazo de Muzan el cual en respuesta lo noquea con otro golpe. Muzan se muestra irritado y enfurecido ante la persistencia de los chicos al querer seguir luchando contra él. A pesar de sus esfuerzos combinados, solamente las Nichirin rojas pueden dañar significativamente a Muzan.

La cabeza de Muzan se convierte en una grotesca boca.

Zenitsu ataca con su séptima postura de la Respiración del Rayo pero el ataque fue más superficial de lo esperado. Inosuke sigue atacando a Muzan con sus técnicas, lo que obliga al Demonio progenitor a emplear su onda de choque una vez más. Antes de que pueda atacar a Inosuke, Tanjiro se recupera y desata sucesivas técnicas de respiración solar al darse cuenta de que Muzan necesita recargarse antes de usar su ataque de onda de choque. Tanjiro se debilita después de usar sus técnicas de la Respiración del Sol lo que le da a Muzan una abertura para atacar a Tanjiro con sus tentáculos pero Inosuke logra cortarlos a tiempo. Zenitsu intenta unirse a la pelea pero no puede reunir la velocidad suficiente para usar sus técnicas. Muzan empuja a Inosuke hacia un edificio y Tanjiro pierde el equilibrio, pero Zenitsu logra recuperarse lo suficiente como para usar un último ataque, pero él mismo es herido por Muzan. Tanjiro aprovecha la oportunidad y apuñala a Muzan inmovilizándolo contra un edificio, incapaz de usar más técnicas mientras lo apuesta todo para mantener a Muzan en su lugar. Muzan intenta matar a Tanjiro, pero en ese momento Mitsuri con lágrimas en sus ojos entra en escena y con todas sus fuerzas, le arranca el brazo izquierdo a Muzan y le grita que se detenga, a costa de perder ambos brazos, mientras que el brazo derecho y los tentáculos de Muzan son cortados por Sanemi. Sin muchas opciones, Muzan altera su propio cuerpo una vez más, revelando una enorme y grotesca boca con la que intenta comerse a Tanjiro, que no puede hacer nada más que permanecer en su lugar. Para protegerlo, Obanai se pone en peligro cuando es mutilado por Muzan, mientras amanece.

Muzan comienza a desintegrarse por el sol hasta morir.

Tan pronto como ve que los primeros rayos del sol salen de la montaña, Muzan entra en pánico. Desesperado por escapar, Muzan desata una potente onda de choque que manda volar lejos a sus adversarios, a excepción de Tanjiro quien retiene con todas sus fuerzas a Muzan, a costa de perder su brazo izquierdo. Tanjiro siente que está perdiendo sus fuerzas y aparte su espada está regresando a la normalidad, pero para su sorpresa, Tomioka entra en escena y apoya a Tanjiro haciendo que su espada vuelva a ser de un tono rojo para herir a Muzan. En ese momento los primeros rayos del sol comienzan a quemar la cara de Muzan quien preso del pánico, transforma su cuerpo en una grotesca masa de carne con la forma de un bebé de tamaño gigante para protegerse del sol, mientras que consume a Tanjiro que estaba cerca suyo. Muzan intenta buscar una sombra para ocultarse del sol, pero varios de los Kakushis aparecen en escena para impedir su escape, primero arrojando objetos pesados sobre él como por ejemplo estanterías hasta finalmente bloquear su paso con vehículos a motor, pero aún así, Muzan sigue sin rendirse. Sanemi entra en escena y corta sus brazos, mientras que Himejima y otros Kakushis utilizan su cadena para agarrar a Muzan por su enorme cuello y tirar de él para inmovilizarlo. Sin embargo Muzan a medida que se va quemando por el sol, intenta escapar excavando en la tierra, pero Tomioka, Obanai y Sanemi se lo impiden.

Parecía que todo estaba acabado, cuando Tanjiro desde el interior de su cuerpo, asesta un corte con su Nichirin enrojecida que logra herir a Muzan dejándolo expuesto y finalmente, el sol asoma por completo quemando el cuerpo de Muzan hasta que no queda nada de él. Todo había terminado, la pesadilla que aterrorizó a Japón desde las sombras durante siglos por fin había sido derrotada.

Legado

La derrota de Muzan, aunque significativa, demostraría ser una victoria costosa para los cazadores de demonios, dejando a decenas de miembros fallecidos, docenas de mutilados y gravemente heridos, y muchos al borde de la muerte.

Además, a pesar de la muerte de Muzan, con su último aliento, logró convertir a Tanjiro en un demonio. A medida que Muzan transfiere su sangre y recuerdos al cuerpo moribundo de Tanjiro, puede revivirlo con éxito como un demonio, considerándolo el Rey de los Demonios e influye en él para conquistar la luz del sol y lograr su sueño de matar a los Cazadores de Demonios.

El ojo envenenado de Tanjiro se restaura junto con su brazo izquierdo, mientras el joven cazador arrasa en un estado salvaje contra el resto de los cazadores de demonios y vence con éxito el sol. Aunque el nuevo Señor Demonio era fundamentalmente invencible, la conciencia de Tanjiro lucharía por el control con la ayuda de Nezuko y Kanao, esta última usó la droga humanizadora como un conductor de las súplicas de todos para llegar a Tanjiro. El recordatorio de la voluntad de Muzan recurrió al engaño y la tortura psicológica para convencer a Tanjiro de que aceptara su nueva herencia demoníaca, pero en absoluto contraste con todo lo que el Demonio progenitor siempre defendió, Tanjiro rechaza la inmortalidad y los poderes de la demonización a favor de vivir unos pocos años que ha dejado en paz como humano con la compañía de todos, dejando atrás el espíritu de Muzan poniendo fin definitivo a su reinado de terror de una vez por todas.[13]

Referencias

  1. Manga, Capítulo 201, página 1
  2. Manga: Capítulo 127, páginas 13 a 16
  3. Manga, Capítulo 174
  4. Manga, Capítulo 14
  5. Manga, Capítulo 11, página 3
  6. Manga, Capítulo 13, páginas 11-13
  7. Manga, Capítulo 180 Páginas 5-17.
  8. Manga, Capítulo 181 páginas 10-11
  9. Manga, Capítulo 181 páginas 14 - 18
  10. Manga, Capítulo 183
  11. Manga, Capítulo 183, página 19
  12. Manga, Capítulo 184
  13. Manga - Capítulo 204
Advertisement